En memoria del poeta regiomontano Iván Trejo | Eloy Garza

Gelman aceptó mi regalo pero con la condición de que nuestro mutuo amigo Iván Trejo leyera en voz alta uno de los poemas del libro. Iván no se hizo del rogar. Se incorporó de su silla, histriónicamente, frente a la mesa repleta de alcohol y con su maravillosa voz gutural, comenzó a recitar cada estrofa en un inglés perfecto. En una mano Iván sostenía el libro y en la otra una copa de vino tinto.

Apolo, Casandra y yo | Paco VIllarreal

Siempre me ha intrigado el mito de Casandra, aquella princesa troyana que profetizó la caída de Troya y a la que nadie creyó. Algunos dicen que el dios Apolo quiso tomarla, digamos que por esposa, a cambio de otorgarle el don de la profecía. La chamaca picudeó al dios y, una vez que tuvo el don, le salió que con que siempre no, que le dolía la cabeza, que andaba malita, o cualquier otra excusa.

El Capitolio en peligro | Paco Villarreal

Paco Villarreal En marzo de 1770, un fulano llegó edificio de aduanas de Boston, Massachusetts, exigiendo un pago que le negaron; además, le propinaron unos cuantos zapes. El sujeto, adolorido en el físico, el bolsillo y la dignidad, juntó raza y volvió con medio centenar de colonos haciéndola de tos al guardia británico apostado en […]

El Capitolio, un bárbaro con cuernos y otras víctimas ocultas del sistema | Eloy Garza

La verdad es sospechosa, sentenció nuestro mejor dramaturgo mexicano: Juan Ruiz de Alarcón. Corre la verdad alternativa en Facebook y Twitter y hoy suma millones de adeptos. Muy probablemente esta secta cibernética que ya quiso quemar el corazón de la supuesta democracia norteamericana, se mantendrá viva y coleando aunque ya provocó la muerte de cuatro personas, cuando sus seguidores intentaron apoderarse del Capitolio de EUA, en una acción que mucho tiene de romántica, ridícula, peligrosa y reivindicadora.

Don Armando Manzanero | Por Eloy Garza

Eloy Garza González 1.- Un día, Gabriel García Marquez le pidió a Armando Manzanero que le enseñara a componer la letra de un bolero. El compositor lo intentó varias horas. Finalmente, Garcia Márquez desistió, rematando con una de sus célebres frases: “esta vaina es endemoniadamente complicada”. 2- No hubo noche bohemia que celebrara en mi […]